Arte flamenco en Sevilla

 In Flamenco en Sevilla
0

Sevilla es una ciudad en la que se respira y se siente el flamenco. El arte flamenco en Sevilla empezó varios siglos atrás, con los cafés cantantes y las escuelas de flamenco, además de ser cuna de grandes artistas.

Es cierto que los flamencólogos no se ponen de acuerdo en establecer el origen de este arte y, aunque muchos lo siguen situando en la provincia de Cádiz, no se puede negar que el flamenco no sería lo que es hoy sin la influencia de Sevilla y, en concreto, del conocido barrio de Triana.

Visitar Sevilla es recorrer rincones y lugares llenos de encanto y cargados de flamenco. Para llegar hasta este arrabal sevillano, hay que cruzar el «puente de Triana», que es como se conoce popularmente al puente de Isabel II. Sus calles, en las que se respira compás y sentimiento, dan buena cuenta de la importancia que tuvo, y tiene, entre el flamenco y Sevilla, sobre todo por los muchos artistas referentes que salieron dieron en este barrio sus «primeros pasos».

Hablamos, entre otros, de «El Fillo», pionero del cante flamenco con sus seguiriyas, uno de los palos flamencos más antiguos y sobrios; de Antonio Cagancho, que empezó en Triana la tradición flamenca de su familia, y de «Frasco el Colorao», que vino hasta Sevilla a labrarse un futuro dentro de este arte tan puro.

Además de artistas, el barrio de Triana de Sevilla ha creado escuela, llegando a ser cuna de la soleá de Triana, un estilo dentro del palo flamenco de la soleá caracterizado por falsetas de guitarra que aportan muchos más matices a la melodía. Suele ser uno de los preferidos de los cantaores, ya que es un cante pa´lante, de los que el cantaor tiene todo el protagonismo para poder expresar sus sentimientos sobre las tablas.

Puente de Triana en sevilla

«La Serneta», Ramón el Ollero, «La Andonda» o «Tomatito», son solo algunos de los artistas flamencos que han hecho que la soleá de Triana sea conocida por todos.

Cafés cantantes y otros referentes del flamenco en Sevilla

En el siglo XIX, entran en escena los cafés cantantes, de la mano de un empresario conocido como el «Rey de los cantaores»: Silverio Franconetti. Estos lugares se consideran los precursores de los actuales tablaos flamencos, en los que puedes ir a ver un espectáculo flamenco en directo.

Es en esta época, considerada como la «Edad de Oro del Flamenco», en la que el cante jondo pasó a ser considerado un «arte mayor», y salió del flamenco más íntimo para ser expuesto al público. Franconetti supo ver la importancia cultural de este arte y el flamenco en Sevilla pasó de ser algo tradicional que solo se tocaba y bailaba en fiestas privadas, a ser un espectáculo por el que se pagaba para verlo.

De esta etapa es también la artista «La Niña de los Peines», como se conocía a Pastora Pavón, que hizo su debut con ocho años en una caseta de la Feria de Sevilla. Considerada como una de las cantaoras flamencas de referencia, compartió escenario con otros grandes artistas, como Manolo Caracol, Antonio Chacón, Pepe Marchena o el guitarrista Ramón Montoya, entre otros.

Apasionada de las seguiriyas, llegó a dominar todos los palos del flamenco.

Y que son los artistas sin su arte. Cuando hablamos de palos flamencos de referencia, tenemos que hacer mención a los más antiguos, como las tonás o los martinetes, aunque sin olvidarnos de los tangos, las bulerías y, por supuesto, uno de los más bailados en fiestas, romerías y verbenas, las sevillanas.

Su origen, tal y como se puede imaginar, no es otro que la capital hispalense con los hermanos Toronjo como pioneros. Sin embargo, no es hasta la llegada de los hermanos Reyes cuando se hacen cambios en su melodía y la convierten en uno de los bailes más populares del mundo, sobre todo debido a su coreografía, que puede ser aprendida.

Sin embargo, y tal y como pasa con casi todo en el flamenco, cada uno le da su «toque personal» y hace el baile suyo, con improvisación. Es esta versatilidad lo que ha convertido a las sevillanas en referencia mundial cuando uno piensa en el flamenco.

Podemos afirmar, por tanto, que el flamenco en Sevilla tiene un asentamiento cultural corroborado. Existen muchos visitantes que se decantan por hacer rutas flamencas turísticas por la ciudad, descubriendo monumentos, plazas y calles, como la calle Cuna, en la que se encuentra nuestro tablao flamenco, en la que se respira y se siente este arte considerado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Si quieres sentir cómo se vive el flamenco en Sevilla, descubre nuestros shows de flamenco online, que podrás descargar para disfrutar de este arte desde cualquier rincón del mundo.

Artículos recomendados

Escribe tu comentario

0

Start typing and press Enter to search

Catedral de SevillaSala flamenca en Sevilla

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar