Entendiendo el flamenco: guía práctica sobre este arte

 In Flamenco en Sevilla, Noticias
0

La música flamenca es conocida alrededor del mundo, con unas características técnicas que la hacen inconfundible a cualquier oído. Sin embargo, los numerosos recursos musicales que utiliza, como los diferentes tipos de cante, la guitarra, las castañuelas, las palmas y el baile, hacen que el flamenco sea un arte único y, a la vez, rico en matices.

El flamenco cuenta con una serie de estructuras que hacen que los artistas puedan comunicarse entre sí encima del escenario. El ritmo y la tonalidad hacen posible que, con solo unos acordes de guitarra, la bailaora se arranque a bailar sabiendo lo que va a seguir. Esto no significa que sea un género musical cerrado, en el que hay coreografías ensayadas. Puedes conocer los pasos de baile, las canciones y el palo flamenco en cuestión, pero la magia surge cuando improvisan sobre todo ello, haciendo que cada show flamenco sea único y diferente.

Pero para ir adentrándonos en materia, a continuación, conocerás algunos de los elementos más comunes y propios del flamenco:

  • Salida, llamada, escobilla o desplante: momentos del baile flamenco. Puedes conocer más sobre ellos en este artículo.
  • Falseta: pieza musical exclusiva de la guitarra y que se interpreta entre las diferentes letras de un cante.
  • Tercio: letras de un cante con una estructura musical determinada. Por ejemplo, en la soleá, cante preferido de nuestro cantaor Lucas Ortega, el primer tercio corresponde a la primera letra que se va a cantar.

El cante flamenco

Cada palo flamenco cuenta con un estilo y organización propio que cada cantaor flamenco hace suyo. Las letras, muchas de hace más de cien años, expresan un estado de ánimo y cuentan historias de amor, muerte de un ser querido, fiestas, tradiciones y costumbres.

Debido a la personalidad de cada estilo flamenco y de cada cantaor, podemos encontrarnos con técnicas como la de calentar la voz antes de entrar en “faena”, ya que muchos fuerzan al máximo su garganta para dejarse los sentimientos sobre las tablas.

Normalmente, el modelo de cante que más se usa en los espectáculos flamencos consta de:

  • Guitarra a modo de introducción.
  • Salida del cantaor, en la que templa la voz. Es el momento de los “ay, ay, ay”, del “tirititrán” y de los “lereles”. El cantaor suele interpretar un quejío, dando paso al primer tercio.
  • Primer cante o primer tercio: es el cante de preparación con el que se inicia.
  • Cante valiente: el momento culmen de cualquier cantaor en el que demuestra su duende, su fuerza. Aquí se dejan los sentimientos y el público puede deleitarse con la pureza de este arte.
  • Último tercio o remate: también conocido como cante macho, en el que el cantaor acelera el tiempo y entona el que será el final.
marisa risu flamenco

La tonalidad flamenca

El flamenco, aunque es un género que tiene una personalidad propia y asentada históricamente, tiene elementos musicales derivados de otros bailes y cantes populares, como la jota, el fandango y la seguidilla castellana.

De esta mezcla musical aparece la tonalidad flamenca, también llamada cadencia andaluza o modo frigio, cuya forma es:

La menor-Sol mayor-Fa mayor-Mi mayor.

Esta fórmula deriva del frigio medieval y se ha ido adaptando a los acordes de la guitarra hasta llegar a convertirse en la tonalidad flamenca más conocida.

El compás flamenco

El compás ternario, como el clásico 3×4, propio de los fandangos, jotas y seguidillas (de los que derivan muchos elementos del flamenco, tal y como se indica arriba) es la métrica que se considera flamenca.

Los palos flamencos considerados primitivos, como las alegrías, sevillanas y las boleras (también llamados abandolaos), se tocan sobre un 3×4.

El estilo abandolao, propio de la provincia de Málaga, es tocado para enfatizar el cante. La guitarra ralentiza el tempo para que el cantaor pueda lucirse. Ejemplos de estilos abandolaos son, las rondeñas y algunos jaleos y fandangos malagueños.

Sin embargo, no podemos afirmar que el compás terciario sea el único, ya que existen ritmos binarios, sobre todo en los cantes jondos. El tango, por ejemplo, fue uno de los primeros estilos en usar el compás de dos o cuatro tiempos.

También existen palos que combinan un compás binario con uno ternario. Es el famoso compás de doce tiempos, o compás de petenera, ampliamente extendido por el guitarrista Paco de Lucía.

Así, la alternancia de un 6×8 con uno de 3×4, da lugar al compás de doce tiempos, uno de los ritmos más difíciles de entender para aquellos que están adentrándose en la cultura del flamenco.

Vivir el flamenco: ver un espectáculo en directo

Estas pinceladas harán que puedas entender este arte genuino un poco más cuando asistas a ver un espectáculo flamenco en directo.

Los artistas flamencos usan las tonalidades y basan sus bailes y cantes en los ritmos que acabamos de explicar, aunque se dejan llevar por la improvisación y por el estilo personal de cada uno.

Por eso, el flamenco es un arte vivo, que expresa sentimientos y los provoca. Esta Navidad vente a verlo en directo, reserva tu entrada online. ¡Te esperamos!

Artículos recomendados

Escribe tu comentario

0

Start typing and press Enter to search

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar