Lucas Ortega: «Cuando canto, soy pura improvisación»

 In Artistas Flamencos
0

Lucas Ortega nació en el barrio de la Macarena, en Sevilla, hace 30 años. Este joven cantaor flamenco es uno de los artistas del elenco que cada día hacen posible el espectáculo en Cuna del Flamenco. Pero no siempre ha sido cantaor, de hecho, empezó en este arte tan puro con la guitarra flamenca, a los 16 años.

Desde pequeño se considera un apasionado de la música, de la que, reconoce, escucha de todo. Sin embargo, fue en la adolescencia cuando empezó a desarrollar más interés por el flamenco. «En mi familia siempre ha habido cultura del flamenco, pero del más profundo, del jondo».

Pregunta (P): Lucas, ¿eres el primero de tu familia o vienes de una saga de artistas?

Respuesta (R): En mi familia hay artistas, aunque no de la música. Mi abuelo y mi padre eran escultores. De hecho, mi abuelo fue un artista bastante reconocido por sus imágenes sobre Semana Santa. A mí me ha dado por el flamenco, pero podría haberme dado por esculpir el barro.

Su padre y abuelo, a los que hace referencia, fueron dos conocidos escultores e imagineros de Sevilla, Luis Ángel Ortega León y Luis Ortega Brú, respectivamente.

(P): No empezaste como cantaor, cuéntanos esa historia

(R): Cuando en la adolescencia despertó mi pasión por el flamenco, decidí coger la guitarra y ponerme a hacer música. Estuve varios años esforzándome por dominarla hasta que a los 18 años, en una fiesta, me arranqué a cantar. Mi entonces maestro de guitarra se me acercó cuando acabé y me dijo «Lucas, mejor dedícate al cante».

Fue un revés pero le hice caso y me cambié de escuela. Aquí empezó mi andadura como cantaor flamenco, de la mano de la academia de Esperanza Fernández, con la que estudié durante cinco años. Pero no solo me instruí, a los dos años de estar con ella ya me lancé al mundo laboral, al mismo tiempo que me seguía formando.

Este salto fue un plus. Siempre me he dedicado profesionalmente al flamenco, he tenido la inmensa suerte de poder dedicarme a mi pasión desde mis comienzos.

cantaor flamenco en sevilla

Lucas Ortega, cantaor flamenco en el Tablao Cuna del Flamenco.

(P): Osea, que aprendiste tu técnica de grandes profesionales.

(R): Sí, aunque siempre ando escuchando a artistas para seguir bebiendo de ellos, tuve la suerte de aprender de grandes figuras. Después de estar con Esperanza, estuve con el cantaor Juan Peña El Lebrijano, durante cinco años. Ellos han sido mis maestros, los que de alguna manera han hecho que amen, más si cabe, este arte. Me han dado unos valores indispensables para desarrollar este trabajo.

(P): Además de estas dos grandes figuras, ¿con quién has compartido escenario? 

(R): Cuando estuve con Esperanza Aguirre pude trabajar también con la gran bailaora Carmen Ledesma. Compartí mucho con ella y aprendí una barbaridad, por lo que la considero no solo una compañera de espectáculo, sino una referencia más.

(P): ¿Qué es para ti el flamenco?

(R): El flamenco es pura energía. Es más que una música o un baile, es una forma de transmitir lo que sientes. Los que nos dedicamos a esto estamos muy expuestos, por eso siempre lo damos todo y nos salen cosas maravillosas, aun con adversidades. Yo hay veces que estoy cantando y no sé ni como hago ciertas cosas con mi voz, algunos giros.

Cantaor flamenco con mucha técnica y duende flamenco

(P): ¿Eres cantaor pa´lante o pa´atrás

(R): Pues tuve una etapa de cantar pa´lante pero coincidió con mi etapa en la academia de Aguirre y canataba mucho para bailaores. Ahora canto para el baile, porque es lo que más dinero da, y es a lo que más tiempo me he dedicado, pero cada vez que puedo cante pa´lante, en otros trabajos que hago.

El cante para adelante o pa´lante, como se dice coloquialmente en el mundo del flamenco, es aquel en el que el cantaor canta con más protagonismo, ya que va solo o acompañado de algún instrumento musical.

El cante para atrás o pa´atrás, es en el que el cantaor flamenco se queda en la parte de atrás del escenario para dar protagonismo a los bailaores.

Los que nos dedicamos a esto estamos muy expuestos, por eso siempre lo damos todo y nos salen cosas maravillosas, aun con adversidades.

(P): ¿Con duende se nace o es algo que se adquiere trabajando??

(R): Yo siempre digo que la técnica está en predisposición del arte. Osea, hay que prepararse técnicamente, pero después, cuando estás en el escenario te das cuenta que esto es una interpretación en la que tú eres un actor que interpreta un papel. Hay momentos de éxtasis y otros en los que sabes que no estás bien, que ese no es tu mejor día. Ahí es cuando tiras de recursos que sabes, del conocimiento.

En alguna ocasión he visto cosas muy técnicas, muy rebuscadas, en las que, bajo mi criterio, no encontraba la emoción, no era capaz de recibir el mensaje. Por eso pienso que hay que trabajar también esa parte, la `cara b´, el duende, el saber transmitir lo que sientes. Muchas veces, esa parte te nace y, otras, tienes que trabajarlo más.

espectáculo flamenco centro de Sevilla

El elenco de «Seducción Flamenca» lo forman 6 artistas, entre ellos, bailaores, guitarrista y cantaor.

(P): ¿Eres de los que improvisa o te consideras más rígido en ese sentido?

(R): Me rijo por los cánones musicales de saber dónde tengo que empezar y donde acabar, pero soy pura improvisación sobre las tablas. De hecho, la música en mi cabeza no siempre suena igual, y por eso no hay dos cantes míos iguales.

Es en el recorrido del principio al fin donde hago diferentes músicas, con mi voz. Esta también es una de las razones de por qué el flamenco es tan bonito, porque no todo siempre es igual. Un día estás más triste y te sale la soleá de una manera, por eso siempre voy jugando con eso, con como me siento y me dejo llevar por el momento.

Es también una forma de ponerme a prueba, a veces me digo “hoy voy a probar esta forma, a ver qué tal queda o como me sale”. No lo pienso, porque si lo pienso, ya no es lo mismo, me gusta dejar ese campo abierto, a ver qué pasa.

Lucas Ortega, un cantaor flamenco apasionado de las soleás

(P): ¿Cuál es el palo flamenco que más te gusta cantar?

(R): Siendo sincero, me gustan prácticamente todos, aunque lo que más me llega son las soleás y las seguiriyas, un cante flamenco más jondo. Una soleá es un momento íntimo en el que me siento libre y canto lo que siento en ese momento. Aunque yo escucho todos, de hecho, los palos festeros como la bulería o las cantiñas, con sus cambios rítmicos y su juego, también me gustan, aunque los prefiero para el baile.

(P): ¿Cuáles son tus referentes flamencos?

(R): Mi mayor referente fue el Lebrijano, mi último maestro. Me marcó mucho porque me cambió totalmente, dio la vuelta a todo lo que yo acostumbraba a hacer. De hecho, me tiré 3 meses en los que no me encontraba la voz. Pero cuando descubrí el misterio que él me quería mostrar, empecé a sentirme pleno.

Me gustan mucho los antiguos, de mediados de siglo a los noventa, con la Niña de los Peines, La Perla de Cádiz, etc. Cada uno tiene su peculiaridad y sería imposible nombrar a todos. Cuando los escucho me llegan más que otros, por eso tengo más facilidad para aprender y coger de ellos algo que pueda utilizar yo en mi cante.

Aunque si me tengo que quedar con uno, evidentemente sería el Lebrijano, con el que sigo emocionándome.

(P): ¿Por qué hay que venir a ver «Seducción Flamenca»? 

(R):  «Seducción Flamenca» es un espectáculo con un concepto diferente. Me explico: en los tablaos de Sevilla se estila un espectáculo con más artistas sobre el escenario sobre unos 15 o 20 entre bailaores y músicos.

Aquí, sin embargo, se recupera esa esencia antigua de los cafés cantantes a la que se añade un pretexto, en este caso, la seducción. Es interesante ver como los bailaores van jugando con eso sobre las tablas. A todo esto, se suma que solo somos 6 flamencos sobre el escenario, por lo que estamos más expuestos, al mismo tiempo que lo que los asistentes ven es algo más puro, más improvisado. Hay momentos de auténtica magia en los que estamos todos totalmente conectados. En Cuna del Flamenco hemos vivido momentos muy bonitos.

Además, no todos los días es el mismo espectáculo, por lo que puedes venir un martes a vernos y venir el sábado  y encontrarte un show diferente. Es raro encontrar esto y tenemos la suerte de poder llevarlo a cabo es un espacio único, como el Teatro Quintero.

(P): Cuando termina el show flamenco soléis salir a hablar con los asistentes, ¿es gratificante encontrarte con el público?

La verdad que suelen bajar más los bailaores, sobre todo Marisa y Antonio, pero a veces también salgo a saludar a los asistentes y a charlas con ellos. A mí no me importa pararme con la gente, porque eso es también parte de lo que hacemos y le da otro punto diferente a nuestro trabajo.

El público te suele decir lo que ha sentido y qué le ha parecido el espectáculo flamenco y eso también me gusta, saber qué impresión se llevan, tanto los que ya han ido a algún show como los primerizos.

Lucas Ortega es uno de los 6 artistas que cada día hacen posible el espectáculo «Seducción Flamenca» en Cuna del Flamenco. Si quieres venir a verlo cantar en directo, no te pierdas nuestro show flamenco en Sevilla. Reserva tu entrada online. ¡Te esperamos!

Artículos recomendados

Escribe tu comentario

0

Start typing and press Enter to search

palos flamencos bulerias

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar