Tablao flamenco en Sevilla: Cuna del Flamenco

 In Flamenco en Sevilla
0

Uno de los principales atractivos de la capital hispalense es el arte y cultura que posee, entre ellos, el cante y baile.  Hablamos del flamenco y del mejor lugar para disfrutarlo, un tablao flamenco en Sevilla, en la Calle Cuna, corazón de la ciudad.

El tablao Cuna del Flamenco aúna solera y mucha tradición, ya que se encuentra emplazado en un antiguo teatro cargado de historia, el conocido Teatro Quintero. En estas fechas de visitas y reencuentros familiares, te proponemos regalar cultura, duende, magia, en definitiva, flamenco.

¿Por qué ir a un tablao flamenco en Sevilla?

Asistir a disfrutar del flamenco es toda una experiencia que no solo se basa en visionar un buen espectáculo de cante y baile. El flamenco es un arte genuino que bebe de muchas culturas y lo hace único. Pero ¿de dónde viene la tradición de los tablaos flamencos?

Un tablao flamenco en Sevilla es un sitio, en los que cantaores y bailaores se dejan los sentimientos sobre las tablas. Y es por eso por lo que toma ese nombre, de las tablas o tarimas de madera sobre las que se baila, que sirven, además para proteger las articulaciones de los pies de los bailaores, sobre todo cuando realizan el conocido soniquete y taconeo.

Aunque el tablao es un sitio conocido hoy por todos, tiene una evolución que parte de los antiguos cafés cantantes, que empezaron a proliferar en España en torno a 1860 y a los que acudían todos a ver en directo un espectáculo flamenco. Fue la primera gran apertura de este arte que, hasta entonces, había estado recluido en el ambiente familiar de fiestas y celebraciones privadas que se reunían en casas, patios de vecinos y tabernas.

Los cafés cantantes se hicieron conocidos por todo el territorio español, siendo Madrid y Andalucía las principales comunidades en las que arraigó este arte. En 1881, el cantaor Silverio Franconetti abrió en Sevilla el primer café cantante flamenco permitiendo, por primera vez, que los artistas pudieran vivir de su arte y uniendo tanto a gitanos como no-gitanos en un mismo sitio en el que ambos aprendían el uno del otro. El flamenco en Sevilla empezó a tomar forma y los palos flamencos empezaron a tener una técnica más unificada.

tablao flamenco en sevilla

Cádiz y Sevilla fueron consideradas las principales ciudades en las que el flamenco se asentó, además de ser epicentro de artistas reconocidos como la Niña de los Peines, el Lebrijano, la Paquera de Jerez, Enrique Morente, o los guitarristas Paco de Lucía y Paco Cepero.

Los cafés cantantes eran lugares amplios, con una tarima o pequeño tablao en medio, en los que el público se colocaba alrededor en sillas. Posteriormente, pasaron a los escenarios de teatros e incluso de plazas de toros, y poco a poco fueron adquiriendo la forma de los conocidos tablaos flamencos en Sevilla.

De hecho, entre 1920 y 1955, el show flamenco se denominaba “Opera flamenca” y alcanzó tal popularidad que muchos estudiosos consideran a este momento como la “época dorada” del flamenco. Incluso se crearon escuelas de gran renombre para impartir clases y enseñar técnicas de cante y baile, en el barrio de Triana, en Sevilla; en Jerez de la Frontera y en Cádiz.

Más adelante, en un intento por recuperar el purismo de antaño, el compositor Manuel de Falla (autor de El amor brujo, un ballet con cante jondo), y el poeta Federico García Lorca (autor de Poema del cante jondo), organizaron en Granada un concurso de cante jondo en el que pretendían enseñar al público el flamenco más hondo y tradicional, basado más en el folklore que en un género musical en sí mismo (ambos querían recuperar el flamenco como cultura).

Aunque uno de los ganadores fue el artista flamenco Manolo Caracol (marido de la bailaora Lola Flores), el concurso no tuvo un gran éxito, ya que ambos promotores no supieron entender entonces que el flamenco, aunque es un arte cargado de sentimientos y con un gran peso cultural, es la suma de muchos estilos y que es, precisamente en esa mezcla, en la que podemos encontrar hoy su gracia.

Este movimiento no amedrentó a los apasionados del flamenco y en 1955, el argentino Anselmo González Climent publicó un ensayo al que llamó Flamencología, abriendo el paso a los futuros flamencólogos y estableciendo una metodología de estudio sobre este arte.

Recuperando la esencia del tablao flamenco en Sevilla

El flamenco ha seguido evolucionando conforme lo hacía la sociedad, y eso se puede ver en sus letras y en su fusión con otros géneros musicales. Es habitual escuchar a muchos cantantes cantando versiones “aflamencadas” de ciertos temas.

Y aunque es esta evolución reside su éxito, en Cuna del Flamenco hemos querido recuperar la esencia del primitivo tablao flamenco en Sevilla, del momento en el que pasó de estar en reuniones privadas a popularizarse y abrirse al mundo. Nuestro tablao, ubicado en un antiguo teatro (como en los años 20 del siglo pasado), acoge en su interior un sitio único, diferente, cargado de historia y detalles: una sala de butacas, acústica inmejorable, juego de luces y dos antesalas decoradas con los complementos más auténticos de este arte: trajes de flamenca, abanicos, castañuelas, guitarras, flores, mantoncillos y una colección de carteles de la Feria de Abril, única en Sevilla.

Con tres show diarios, es el regalo perfecto hacer y disfrutar estas Navidades. Reserva tu entrada online. Y, ¡olé!

Artículos recomendados

Escribe tu comentario

0

Start typing and press Enter to search

tablao flamenco en Sevilla

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar